lunes, 20 de febrero de 2017

434. MAGNITOGORSK



Desde que cerré Cascotes ahora viajo por el mundo sin complejos y con mucha mayor tranquilidad y tiempo libre. Y si ayer estaba en el altiplano boliviano hoy me adentro más allá de los Urales para visitar la célebre Pittsburgh soviética, una de las ciudades más contaminadas del mundo, orgullo del primer plan quinquenal estalinista donde las cifras actuales de malformaciones infantiles parecen ser de escándalo. Y es que, aunque la perestroika invirtió grandes sumas en adecentarla, no se ve que la arquitectura actual ayude mucho.


Estas deben de ser la casas de la perestroika.... Ahhhh.


Y estas..., las que hicieron Ernst May and Company cuando allá por el comienzo de los años treinta decidieron que los logros de la arquitectura moderna y de vanguardia debían aplicarse a un país revolucionario y comunista y no en los escombros de la Europa burguesa:


Aún con todo, la disposición de los bloques en el espacio parece pensada para despistar a la aviación burguesa:


O para no ver lo que de todos modos se ve al otro lado del río Ural:


Una de las concentraciones siderúrgicas más grandes del mundo donde con solo entrar ahí y respirar un rato se te hace un músculo de acero.


y te salen novias koljosianas juntando hoces con martillos en el cielo de París...


...para desafiar a la torva águila puesta enfrente por Speer:


Pero antes de hacer el acero, hay que picar las minas, y allí nos encontramos a Stajanov batiendo records con su martillo:


Magnitogorsk se construyó al ladito de una montaña de hierro que a fuerza de stajanovistas y de hacer tanques y obuses se ha quedado escalonada tal y como para plantar almendros o naranjos:


La imagen de arriba es la vista con relieve de google. Las dos siguientes son de Panoramio. ¡Gloria a las armas de google!


Y con tu espíritu.


Pasadas las piedras rojas por el fuego, esperan un nuevo destino en la parte norte de la ciudad :


Todo es jrande en Rusia. Los problemas de insalubridad hicieron que el acceso a la ciudad estuviese prohibido a partir de 1937, aunque por lo general la movilidad interna en la extinta URSS debió de estar tan prohibida como la externa. Cosas que no sabíamos y de las que ahora nos vamos enterando.


Pero la verdad es que habiendo tanto espacio en el interior de las manzanas de Magnitogorsk, no le entran ganas a uno ni de moverse.


Aunque una de las cosas que más nos sorprenden de nuestra rápida visita al paraíso perdido comunista es esa inmensa trama de caminos de barro con dachas que rodea a la arquitectura de vanguardia (o de choque).


He intentado tomar fotos de estas zonas pero en cuanto bajo con el google street view me pierdo y tengo que volver a coger altura. Y eso porque el coche de google no se ha atrevido a entrar por dentro y sólo pasó por los exteriores.


Se ve que los del plan quinquenal pensaron ya por entonces que en el siglo XXI íbamos a viajar sin movernos de casa.

De ahí que acabemos nuestro viaje volviendo a las grandes avenidas de la arquitectura de choque, preludio de la ciudad de autovías que la España Capitalista y Burbujera haría suya antes incluso de acabar el siglo XX (ya verán en el siguiente viaje, ya...)


Gracias a la edificación en altura y la amplitud de la avenidas, desde las ventanas de sus apartamentkichis podemos seguir mirando con orgullo que les ganamos la partida a Pittsburg, a Glasgow y a Barakaldo todas juntas:



Y en invierno, hasta podemos bajar al río a pescar sentaditos en el hielo del río Ural:


Gloria a Google Earth.
Y con tu espíritu.

viernes, 10 de febrero de 2017

433. EGOMUSEOS



Ni evomuseos ni ecomuseos. Hace tiempo ya que los museos deberían haber pasado a llamarse egomuseos, pero hasta que no ha llegado el de Evo en su Orinoca natal y ha creado dudas en si era un eco- o no, la crítica internacional no lo ha visto claro. O sí, vaya usted a saber, que la crítica es muy suya y no siempre dice la verdad.


Del arquitecto y escultor Félix Blanco no hemos podido encontrar gran cosa por lo que su ego no parece ser lo importante en este caso. La noticia a la que Cascotes ha tenido acceso dice incluso que es uno de los diseñadores, no el único.


Como era de esperar en un museo para el pueblo, se exhiben cosas del pueblo, a ver si así se le sube el ego al pueblo, lo que aún no justifica lo de egomuseo.


Pero ya nos avisan de que una de las secciones del museo va a estar dedicada a la arquitectura de Freddy Mamani que es el inventor del así llamado "estilo cholote"


Aquí Freddy y aquí su ya prestigiosa y mundialmente reconocida arquitectura ubicada mayormente en el distrito el Alto de la capital boliviana:








¿Les duelen los ojos? ¿Todavía no? Eso es porque no viven a 4.000 m de altura y desconocen la verdadera luminosidad del sol. Esperen que les ponga otro lote para que se les haga la vista:










¿Vale? Ya. Volvamos o Orinoca (click al final del post), el pueblo natal de Evo Morales, 600 hospitalarios habitantes deseosos de dar posada a los peregrinos de Cascotes que se acerquen hasta allí para ver la caída de 18 millones de dólares de arquitectura de primer nivel sobre el altiplano:



Esto va a ser mejor que la llegada de los españoles, se dijeron cuando vieron la maqueta hace unos años. Y mejor aún que la independencia. Y así es:


La máscara precolombina sobre soporte de anuncio hace de contrapunto con la arquitectura de volúmenes limpios bajo la luz y los cristales de la modernidad.



El contraste es otro de los valores del museo, especialmente en lo que respecta a su contextualización,  otro valor muy valorado en nuestros días.



Pero volvamos al asunto que daba origen a este post: la verdadera vocación de un egomuseo no es honrar el ego del carismático líder, ni gastarse toda la pasta del presupuesto de cultura en años, ni halagar al pueblo soberano, ni orgullecer más aún al arquitecto prestigioso o a las tapias de los alrededores.


Para adquirir la calidad de "egomuseo" un museo debe ante todo aislarse del territorio y si puede ser, hasta del mundo.


Sólo así se habrá conseguido el egomuseo perfecto. Y no quisiéramos arriesgar una opinión pero me da que estamos ante un caso diríase que... ¿paradigmático? Eso, un paradigma del egomuseo. O del cascotegomuseo, para ser más exactos.

viernes, 3 de febrero de 2017

432. A PALOS



Si clican en este enlace verán que en Palos de la Frontera hay tensos debates sobre la nueva arquitectura del Ayuntamiento, su programa iconográfico (que explica el Excmo Sr Alcalde en la foto de arriba) y la celebración del 525 aniversario del Descubrimiento de América.


En Cascotes hemos investigado en los antecedentes y hemos descubierto que el alcalde ya no sabe qué ponerse para explicar que la nueva arquitectura en Palos no hace sino seguir el espíritu de los tiempos. Aunque para la visita de obra del aparcamiento del Polideportivo eligió un look más informal:


Por aquí iba a empezar yo mi visita a palos, perdón, a Palos, porque en cuanto vi ese muro ondulante de hormigón del fondo me acordé de Trump y de los mexicanos y me compré un boleto para ver la construcción en vivo y en directo:


¡Virgen de Guadalupe! ¡cosa más linda! Con contenedores de basura empotrados de los caros y bolardos de fundición en primer plano. Todo un parking para ver el muro onduloso. Penita no poder acercarnos a verlo más de cerca por las vallas verdes con agujeros.


Cercano al muro (y al parking) hay otra construcción ondulosa que nuestro reportero de Cascotes no ubicó en su día en la correspondiente entrada dedicada a Polideportivos, pero desde aquí les enviamos un saludo y el enlace.



Cascotes también cerró su cabecera sin dedicar entrada alguna a la ejemplar arquitectura de nuestras plazas de toros. Hay en el blog un par de etiquetas en la barra lateral pero poca cosa más. La Plaza de Toros del Descubrimiento (del Descubrimiento de lo que sea) podría tener un lugar de honor en esa posible entrada, aunque baja mucho cuando no hay festejo y quitan los escudos:


De lo que anda bien es de parking. Para cuando no hay festejo y está muy desolada la plaza han puesto como remedio unas jardineras con palmeras y un toro broncíneo sobre rústico pedestal:


Menudo paseíllo les ha quedao. Para seguir alegrando la vista, otro polideportivo al lado, en un tipo de arquitectura distinto, como estilo Saenz Oíza o así:


Dejamos atrás la afición taurina y deportiva y vamos por otros derroteros no sin fijarnos al paso en la decoración modernista de la plaza Evaristo Domínguez y en el banco de techo ondulante, diseño de vanguardia:


Tenemos una dura jornada turística por delante porque nos han dicho que junto al famoso convento de La Rábida..., sí señor, andan bien ustedes de historia, y si no se la recuerdo...


Junto al convento, que no venimos a ver ahora porque nuestros descubrimientos son de otra índole, junto al convento, decía, han hecho un teatro romano dizque de las américas, para conmemorar nuestros descubrimientos:


Con bolas, adoquines, explanada para la recepción de medio millón de indios (cuando menos) y amplio parking para coches y autobuses:


El semicírculo de abajo es el continente de las carabelas. Visto desde el aire parece que estuvieran preparadas para salir hacia Marte (porque hacia el mar les han cortado el paso no fuera a ser que hicieran nuevos descubrimientos incómodos para la historia):


Pero bueno, vamos a dejarnos ya de turisteo y volvamos a palos, quiero decir, a Palos, a profundizar un poco en la historia reciente de su arquitectura y en el afamoso nuevo Ayuntamiento.

Es el caso que por la parte oriental del pueblo, por do sale el sol, había un espacio destartalado con terraplenes y coches tal que así:


Pues bien, se recurrió a los últimos avances de la arquitectura y les quedó tal que asá:


Y como vieron en Palos que la arquitectura obra milagros y es cosa buena, al emérito lugar le pusieron por nombre Plaza de España y le metieron una escultura con la que no me voy a meter (porque en Cascotes no entendemos de escultura):


Y a lo que vamos, viendo que la arquitectura es cosa buena, se dijeron, es el momento apropiado para renovar el Ayuntamiento, un pobre edificio ubicado en la esquina de una plaza con desnivel que ni chicha ni limoná:


Ya ven, con ventanales de aluminio, visillos de mi abuela y la persiana un poco caída:


Mejor tirarlo todo y hacerlo de nuevo, que para pobres ya están otros:


La estructura da igual que da lo mismo, se le pone luego una fachada con arquitos y nadie va a echar en falta lo que había:


Helo ahí que majo que les había quedado, más de estilo mozárabe, diría yo, pero con reloj. El mismo que había si la vista no me falla. Que la rehabilitación es buena y el aprovechamiento del pasado, mejor.


Pero bueno, faltaba aún el plan iconográfico dedicado al Descubrimiento. Justo el que explicaba el alcalde vestido de descubridor al comienzo de este post y que tras meses de mucha fantasía y denodado esfuerzo finalmente ha quedado así...:



...dando origen a una polémica que lo mismo termina a palos. Y no porque sea bonito o feo, o porque la arquitectura sea de nuestro tiempo o no, sino porque como dice la noticia linkada, en la parte de arriba que casi no se ve, han puesto a unos indios a evangelizar ¡válgame dios!


A juicio de Cascotes los verdaderos Descubrimiento de Palos de la Frontera han sido las fresas y las rotondas. Por ese orden. Luego vienen las plazas con farolas y futuras esculturas. En el pie de foto de esta otra plaza ponía que en ese pedestal van a poner a los Pinzones.


Y ya.

Todo el material de este post ha sido amablemente tomado de prestado en Internet, esa fuente de sabiduría sin la cual la arquitectura no podría progresar nunca más. Si alguno de los prestamistas quisiera detener el descubrimiento de los progresos en la arquitectura no tiene más que decirlo y le devolvemos su dinero.