lunes, 20 de marzo de 2017

437. BAQUIO, Vizcaya



Ayer se me ocurrió ir a Baquio (Vizcaya) a ver el mar, San Juan de Gaztelugache, el monte, la playa y más cosas bonitas, pero a la hora de comer tuve que entrar en zona de arquitectura y de arquitectos y...  aaayyyaayyyaahhhh! di con una casa chalet que es todo un casconumento: mezcla de faro, le Ronchamp, forropiedra, ventanas en tronera, guggenheim, balcón deconstructivo micolor y lo que cada cuál guste de ver... con un fondo de escena insuperable. Como no iba yo de casconumentos sólo hice la foto de arriba con el móvil, ya lo siento. Tampoco Google Street View nos aporta más información porque se ve que tuvo miedo de pasar de la rotonda de entrada al pueblo (del tipo arbustivo y contrastante con la edificación, dicho sea de paso)


Bueno, después de comer aún hice un par de fotos más por entre la zona residencial a ver si conseguía captar las claves estructurales del urbanismo baquiense que, tal y como me temía, parece inspirado en el dios Baco, es decir, un erupto aquí, una vomitona allá, o algo muy artístico acullá:



No sé como se dice "salud" en vascuence, pero por decir algo del lugar para acabar: "aúpa tú".

miércoles, 8 de marzo de 2017

436. LA CASA



Para celebrar el segundo Pritzker español se me ocurrió buscar en la red alguna casa de los arquitectos premiados y me salió esta cosa que alguien, no sé si los propios arquitectos o algún periodista, había titulado "casa para un carpintero".

Al día siguiente, y como sin querer, me apareció en pantalla esta otra casa construida en Asturias por otro arquitecto que espera llegar tan alto como los gerundenses RCR:


Me acordé de una lección que di hace unos años comentando que todo había empezado por la casa para los guardas rurales de Ledoux:



Por esos mismos días andaba yo pensando que las "casas" eran como las células con la que se construían los antiguos organismos urbanos (v punto 9 de la conferencia sobre Casas Solariegas en La Rioja).


Intenté formar un pueblo con la casa del carpintero, la del arquitecto asturiano y la de los guardas, pero no me salía nada.

Bueno, sí, me salió un Cascote.

miércoles, 1 de marzo de 2017

435. SI VALDEBEBAS, NO CONDUZCAS



Antes de dar por cerrado este blog tenía que ver Valdebebas. Y no sólo desde el aire, sino en coche, que es como se ve bien Valdebebas, porque no quiero imaginar cómo se verá andando... (!)



Si además de aficionado a Cascotes eres arquitecto, lo propio es que lleves el GPS puesto para disfrutar de una permanente melodía de grandes nombres de la arquitectura madrileña del último siglo: CONTINÚE POR JULIO CANO LASSO DURANTE OCHOCIENTOS METROS...


Siga por ALEJANDRO DE LA SOTA Y EN LA ROTONDA TOME LA PRIMERA SALIDA Y CONTINUE POR SAENZ DE OIZA..., y así sucesivamente. Ahhhhh, qué delicia para los oídos.


A los lados de tan grandes avenidas con nombres de tan grandes arquitectos no hay edificios pero es que para cuando se hizo Valdebebas ya se habían muerto. De todos modos, las perspectivas prometen. Allí al fondo se ve buena masa y voy a ir para allá:


En el cruce entre CORRALES con MOLEZÚN puedes pararte a reflexionar sobre la diferencia entre CORRALES Y MOLEZÚN cuya obra parecía indisociable de su firma mancomunada: a uno le han dado una avenida y al otro una callecita. No hay justicia:


Más curiosos son los cruces donde un jran arquitecto se cruza con un jran promotor de olimpiadas o de centros de la cultura. Escuchen al GPS: en FRAGA IRIBARNE TOME LA PRIMERA A LA IZQUIERDA Y CONTINÚE POR LUIS MOYA:


De vez en cuando paras y haces una foto. No hay problema para parar y hacer fotos sin bajarse tan siquiera del coche porque las calles tienen anchura de autopistas americanas y carriles para eso y para más. Lo único importante es que lleves el parabrisas un poco más limpio que yo:


Cuando entras al fin en una zona consolidada, el coche se emociona y te pide que hagas más fotos:




Aquí sí que hay pasta metida, hermano:



Y variedad y diversidad, como decían los tratados de teoría.



Cuando sales a la vía de borde junto a la gran autopista descubres que estás en SAENZ DE OÍZA. Le habrán puesto ahí por lo mucho que le inspiró la M-30:


También anda por aquí GUTIERREZ MELLADO, que no es arquitecto pero murió en un accidente de tráfico en Alcolea después de no esconderse de la pistola de Tejero. ¿Qué hará aquí mi general por estos descampados de dios?


¿Qué digo descampados? Mira, mira cómo se construye y qué fuerte está aún nuestro sector de la construcción. Y el de la arquitectura. Mira, mira que esquina de cubitos:




Todo lo edificado se ha ido a la zona del fondo huyendo, según parece, de la avenida FRAGA IRIBARNE, cuyo nombre aún asusta:


A SECUNDINO ZUAZO le han cruzado con FRAGA IRIBARNE, por aquello de haber hecho los Nuevos Ministerios, (digo yo).


Y a ESTANISLAO PEREZ PITA con JUAN ANTONIO SAMARANCH, por si de una vez por todas le da este señor a Madrid la candidatura olímpica y aprovechando los descampados entre autovías le encargan a Tanis alguna de las VILLAS OLÍMPICAS:


La monarquía también tiene su rinconcito en la AVENIDA MARIA DE LAS MERCEDES DE BORBÓN, que como vivió en otros tiempos se ve que no robó nada:


El inmenso parque se lo han dedicado a FELIPE VI, porque el futuro se ve muy verde... ¿No me digas que lo riegan en verano?


Es grande y culebrino como toda la monarquía española junta (por si no han leído el romance que le han dedicado en un periódico de Guadalajara, es la oportunidad para entretenerse mientras van cruzando el parque) :


La franja central parece diseñada por algún arquitecto máster en jardinería estilo siglo XXI. Pero como en los jardines no se puede entrar con coche, no hice más fotos y busqué los edificios con más pretensiones artísticas:


No sé si en la Comunidad Antoniómica de Madrid darán Galardones de las Bellas Artes, pero aquí hay un candidato serio.


Estaba echando en falta ya una rotonda para dar gusto a los amortiguadores:


Ya de salida me acerco a la CIUDAD DE LA JUSTICIA donde apago el GPS para concentrarme en la contemplación. Me la han dejado sola a la pobre en una esquina del barrio tras la traición de los otros roscos que un día prometieron cambiar la arquitectura (v el viejo blog: LHD132)


Pero para hacer JUSTICIA y dar viviendas a los colectivos más desfavorecidos en los barrios más modernos ha llegado CARMENA (que aún no tiene calle pero que la tendrá, vaya que sí) y les va a poner en Valdebebas un ARTEfacto de esos en los que anuncian en fachada lo que hay para comer:


Como esa entrada de la izquierda me insinúa que el ARTEfacto tiene parking, yo me apunto a la paella, que menudo hambre he hecho. ¡SUBO!

Ay..., que me dicen que el de Valdebebas no es ese sino este otro:


La CASA VERDE, parece que se va a llamar. Bueno, tanto me da que el menú sea vegetariano...


Lo importante es parar de hacer hambre... ¡HAMBRE DE ARQUITECTURA! ...como el título de un libro que he visto por ahí y que con sólo leer la pestaña se me quitan las ganas de comer (!).

lunes, 20 de febrero de 2017

434. MAGNITOGORSK



Desde que cerré Cascotes ahora viajo por el mundo sin complejos y con mucha mayor tranquilidad y tiempo libre. Y si ayer estaba en el altiplano boliviano hoy me adentro más allá de los Urales para visitar la célebre Pittsburgh soviética, una de las ciudades más contaminadas del mundo, orgullo del primer plan quinquenal estalinista donde las cifras actuales de malformaciones infantiles parecen ser de escándalo. Y es que, aunque la perestroika invirtió grandes sumas en adecentarla, no se ve que la arquitectura actual ayude mucho.


Estas deben de ser la casas de la perestroika.... Ahhhh.


Y estas..., las que hicieron Ernst May and Company cuando allá por el comienzo de los años treinta decidieron que los logros de la arquitectura moderna y de vanguardia debían aplicarse a un país revolucionario y comunista y no en los escombros de la Europa burguesa:


Aún con todo, la disposición de los bloques en el espacio parece pensada para despistar a la aviación burguesa:


O para no ver lo que de todos modos se ve al otro lado del río Ural:


Una de las concentraciones siderúrgicas más grandes del mundo donde con solo entrar ahí y respirar un rato se te hace un músculo de acero.


y te salen novias koljosianas juntando hoces con martillos en el cielo de París...


...para desafiar a la torva águila puesta enfrente por Speer:


Pero antes de hacer el acero, hay que picar las minas, y allí nos encontramos a Stajanov batiendo records con su martillo:


Magnitogorsk se construyó al ladito de una montaña de hierro que a fuerza de stajanovistas y de hacer tanques y obuses se ha quedado escalonada tal y como para plantar almendros o naranjos:


La imagen de arriba es la vista con relieve de google. Las dos siguientes son de Panoramio. ¡Gloria a las armas de google!


Y con tu espíritu.


Pasadas las piedras rojas por el fuego, esperan un nuevo destino en la parte norte de la ciudad :


Todo es jrande en Rusia. Los problemas de insalubridad hicieron que el acceso a la ciudad estuviese prohibido a partir de 1937, aunque por lo general la movilidad interna en la extinta URSS debió de estar tan prohibida como la externa. Cosas que no sabíamos y de las que ahora nos vamos enterando.


Pero la verdad es que habiendo tanto espacio en el interior de las manzanas de Magnitogorsk, no le entran ganas a uno ni de moverse.


Aunque una de las cosas que más nos sorprenden de nuestra rápida visita al paraíso perdido comunista es esa inmensa trama de caminos de barro con dachas que rodea a la arquitectura de vanguardia (o de choque).


He intentado tomar fotos de estas zonas pero en cuanto bajo con el google street view me pierdo y tengo que volver a coger altura. Y eso porque el coche de google no se ha atrevido a entrar por dentro y sólo pasó por los exteriores.


Se ve que los del plan quinquenal pensaron ya por entonces que en el siglo XXI íbamos a viajar sin movernos de casa.

De ahí que acabemos nuestro viaje volviendo a las grandes avenidas de la arquitectura de choque, preludio de la ciudad de autovías que la España Capitalista y Burbujera haría suya antes incluso de acabar el siglo XX (ya verán en el siguiente viaje, ya...)


Gracias a la edificación en altura y la amplitud de la avenidas, desde las ventanas de sus apartamentkichis podemos seguir mirando con orgullo que les ganamos la partida a Pittsburg, a Glasgow y a Barakaldo todas juntas:



Y en invierno, hasta podemos bajar al río a pescar sentaditos en el hielo del río Ural:


Gloria a Google Earth.
Y con tu espíritu.