miércoles, 31 de octubre de 2007

8. INICIATIVA




Del País Vasco y sus gentes podrán decirse muchas perrerías, pero lo cierto es que son gente con iniciativa y capacidad de organización. He aquí una prueba: pincha en el vídeo si aún no lo has hecho.

A mitad de camino entre Madrid y Vasconia, Castilla y Catalonia o Galicia y Aragón, la iniciativa del Hostiodromo tenía que habérsenos ocurrido a nosotros. Mucho i+d+i, mucho vivero de empresarios y otras mandangas, pero nos hemos vuelto a quedar rezagados.

Aunque siempre nos queda un consuelo: aún podemos montar el hostiódromo “de calidad”.

(el vídeo cuyo enlace ya desapareció pertenecía a un programa humorístico de la televisión vasca en castellano en el que se daba la "noticia" de la creación de un hostiódromo en Baracaldo para que nazis y abertzales pudiesen quedar para zurrarse)

martes, 30 de octubre de 2007

7. INSULA



Los planos en que aparecen unas zonas muy definidas y justo al lado el blanco más absoluto son tan inquietantes que podríamos declararlos objetos sicóticos o extravagantes dignos de coleccionismo. ¿Os imagináis cómo son los planos con los que enseña geografía a los niños del País Vasco o de Cataluña?

Como en la Rioja-Cruce-De-Caminos no podemos hacer nada así, la extravagancia se produce en los planos que establecen los límites entre lo urbano y lo agrícola. Y así, el reciente plano que el Ayuntamiento de Logroño ha buzoneado de nuestra ciudad es todo una joya. No sólo anticipa el incierto futuro de lo urbano en su interior sino que en el exterior desprecia del modo más absoluto las marcas agrícolas de lo que será urbano en el futuro.

Desde esa perspectiva, la ínsula que se ve en la parte sur de la ciudad y que he recortado arriba para la foto de ilustración es de campeonato. Ya habréis adivinado que se trata de Maristas. Pues bien, continuad el vial que han dibujado para acceder al San Pedro por detrás y veréis dónde va… Qué bonito ¿eh? Yo que los maristas me volvía al colegio viejo, que aún no lo han tirado.

lunes, 29 de octubre de 2007

6. CIMIENTOS DE LA MODERNIDAD




Adolf escribió:

“El papúa despedaza a sus enemigos y los devora. No es un delincuente, pero cuando el hombre moderno despedaza a sus enemigos y devora a alguien entonces es un delincuente o un degenerado. El papúa se hace tatuajes en la piel, en el bote que emplea, en los remos, en fin, en todo lo que tiene a su alcance. No es un delincuente. El hombre moderno que se tatúa es un delincuente o un degenerado. Hay cárceles donde un 80% de los detenidos presentan tatuajes. Los tatuados que no son detenidos son criminales latentes o aristócratas degenerados. Si un tatuado muere en libertad, esto quiere decir que ha muerto unos años antes de cometer un asesinato”.

Tranquilos, tranquilos, que no es el Adolf que pensáis; qué va, es el Santo de los arquitectos modernos y progres: Loos, Adolf Loos. Los del “menos es más” que aún van por ahí levantando la cabeza y rezan el título de su artículo una y otra vez sin haberlo leído: “Ornamento y Delito; Amén”.

Asusta leer hoy a Loos. Pero sobre todo asusta pensar que sobre semejantes argumentos se construyó toda la estética de vanguardia del siglo XX. Y asusta pensar la de modernos que aún quedan. Por eso les pongo el anuncio de Subaru: a ver si aún están por la labor de meter en la cárcel a la del “espíritu rebelde”.


viernes, 26 de octubre de 2007

5. BUSCA AL WALLY



Hace unos días me enviaron esta simpática foto del último viaje de arquitectura del COAR en el porche de la casa Fansworth. Empecé a repasar los rostros de los viajeros buscando esos gestos de placidez y satisfacción que proporcionan las visitas a los santos lugares de la arquitectura, los viajes colectivos, la amistad, una buena tarde, etc. Todos parecían contentos o relajados, sí, pero... ampliando las caras me di cuenta de que no, de que todos no, todos… ¡menos uno! Mira a ver si lo encuentras. Necesitas picar en la foto para verla más grande y ampliarla un poco para detectar el rictus cejijunto y el morro de carpa que te llevará al Wally (una pista: el sol te ayuda). ¿Qué le pasaba? ¿no estaba a gusto con los amigos? ¿un apretón? ¿estreñimiento acaso? ¿no le gustaba la Fansworth? ¿la responsabilidad de la púrpura? Bueno, con que le encuentres vale. Adivinar la razón de su rictus ya es otro juego.

(Antes de olvidar el tema diré que hace un par de días visité la exposición de fotos que ha hecho el COAR del viaje en cuestión. Hay fotografías muy buenas (especialmente de algunos viajeros muy jóvenes) pero la exposición es un desastre. Dicho de otro modo: hay buen ojo fotográfico y un pésimo ojo arquitectónico. No sólo en la forma de exponer desordenadamente, titular con mucho nombre del autor de la foto y poco dato del edificio, etc, sino en la forma de seleccionar la arquitectura a visitar y a contar. Estos chicos deberían cambiar de oficio. La fotografia les reclama, porque… ¿puede un grupo de señores arquitectos titulados ir a Chicago y no traerse apenas una foto de la obra de Sullivan, de Le Baron Jenney, de Burnham and Root, de Holabird and Roche o de Richardson? Venga, seamos benevolentes, que esto son cascotes: siempre está bien dejar algo sin ver para tener que ir otra vez).

jueves, 25 de octubre de 2007

4. CASCOTES XUMINI



Un día sí y otro también el ilicitano Luis Xumini me envía las fotografías que va haciendo sobre los disparates de las señales, los arcenes, las rotondas, los bordillos asesinos y todas las trampas que van poniendo por ahí los de la Dirección General de Tráfico para que no tengan que conducir por nosotros… ¡al infierno!

Como tengo un dossier muy largo y divertido (o más bien…, macabro), para empezar con algún ejemplo os pongo las fotos que me mandó ayer mismo y su comentario tipo cascote:

“El último grito en el prêt à porter rotondero es el carril pasmo (tú sigue las rayas... ). Por cierto, la rotonda está abierta al tráfico. Y mucha farola, pero de noche no hay más luz que la del universo (es que así mola mogollón).”



miércoles, 24 de octubre de 2007

3. CASA INCLINADA



Este edificio está en el puntal de Laredo, llegando ya a su extremo norte. Hace unos días estuve paseando por allí y me hizo ilusión hacerle una foto porque lo recordaba perfectamente: desde Santoña, donde estaba yo interno estudiando el bachillerato, lo vi construir a finales de los años sesenta. Su inconfundible silueta inclinada no me hizo sospechar entonces lo caprichosa y loca que se estaba volviendo la arquitectura. Ay si lo hubiera sabido…

Ignoro quien fue su arquitecto pero con los años se ha convertido en un icono local de la extravagancia porque, queriendo imitar a la torre de Pisa, se anticipó treinta años a las torres Kio de Madrid.

En homenaje irónico a su modernidad, o para compensar su atrevimiento, el ayuntamiento de Laredo ha colocado en sus proximidades una farola fernandina. Así queda mucho más contextualizado en… la locura urbana, claro.

martes, 23 de octubre de 2007

2. DOGMA DE FE




Hubo un tiempo en que para crear una peregrinación tenía que aparecerse la Virgen o descubrirse el sepulcro de un Santo. Ahora es más fácil: se le llama a Gehry, hace unos churros de hierro, y las Agencias de Viajes a llevar ganado.

Esta trascendental técnica urbanística se llama ahora efecto Guggenheim y los periódicos dicen que ya se estudia en las Escuelas de Arquitectura.

Con motivo del décimo aniversario del chisme, los periodistas y los arquitectos todos (¡casi sin fisuras!) han dejado redactado el dogma así: si quieres transformar una ciudad decaída en una ciudad floreciente, haz un Guggenheim.

Como yo estudié en una Escuela de Arquitectura de las de antes y no en una madrasa de las de ahora, pues voy y no me lo creo. Y mi antidogma es éste: ¿es que Bilbao no se hubiera movido urbanísticamente si no se hubiera puesto en mitad de la ría esa especie de edificio que parece los restos de un accidente aéreo? (la comparación no es mía/ la he leído en algún lado que no me acuerdo).

La demostración de que el Guggenheim no obra milagros está diez kilómetros mas arriba. En Baracaldo, la ciudad antaño de los hierros retorcidos, no pusieron Guggenheim alguno y ha cambiado en estos últimos treinta años diez veces más que Bilbao. No digo a mejor ¿eh? sólo digo que ha cambiado, que ha habido miles de millones de inversión urbanística. Y sin santos, vírgenes, ni tanto ridículo de la arquitectura y los arquitectos.

lunes, 22 de octubre de 2007

1. HAY ESPERANZA




Viva Aguirre, ¡la cólera de dios!

Qué gran cascote para empezar este blog: “Aguirre aparta a Navarro Baldeweg de la obra del Teatro del Canal” (ElPAIS, 20 octubre).

La reacción no se ha hecho esperar: ARQUITECTOS Y ARTISTAS DECLARAN LA GUERRA A ESPERANZA AGUIRRE. (ElPAIS, 22 de octubre). La periodista Rosana Torres lo pone todo en tonos bélicos: “La noticia corrió como la pólvora y en pocas horas eran cientos las adhesiones…”…¡Oh when the saints, go marching in…!. “La decisión ha puesto en pie de guerra, casi sin fisuras, a la profesión”.

¿Sin fisuras? No, no, ¡bien por el casi! aquí hay una y bien gorda, en este blog. Estamos con Esperanza, estamos con la esperanza. Abajo los arquitectos y los artistas. A por ellos. ¿Quieren guerra? Pues aquí hay cascotes para tirar.

Mira que carita se le ha quedado a Navarro. Si posa como Moneo pero con morro de carpa.Y la obra de arte de la que le han apartado... ¿es eso de atrás? ¡Qué cosa más fea! Parece una mezcla entre el Kursaal de Sanse y el Auditorio de Barcelona. ¡Abajo con ellas!

Viva la Esperanza.

(Ah, se me olvidaba. El Cursi del Curtis nos cuenta en la misma página del periódico lo gran arquitecto que es Navarro ("un maestro de la luz..." , ja, ja, ja), y lo maravilloso que es su proyecto del Teatro del Canal para que nos unamos al bando de los santos. Curtis es objetivo fácil para un cascote, que está muy gordo).