sábado, 15 de enero de 2022

TURRÓN DE ALICANTE

 


También llamado turrón del duro, de ese blanco con almendras en su interior para el que hay que tener los dientes en regla no sea que se te vaya algún incisivo o premolar cuando le quieres dar un mordisco. Es lo que le han traído los Reyes a Cascotes estas navidades, si bien "made in Madrid" y no en Alicante. 


Más concretamente en Boadilla del Monte, uno de esos municipios de la corona periurbana de Madrid cuya población crece cual sexta ola del coronavirus. 


El paje ya me advertía que Google Street View no se acercaba por allí desde el 2016, por lo que si quería hacer un buen reportaje para los fans de Cascotes, tendría que darme una vuelta por mis medios; pero se ve que Google Tres Dimensiones corre más que el coche de las fotos y ya podemos ver cómo diablos se las han apañado los arquitectos de la urbanización para dar con tan duros resultados:


La geometría no sigue las viejas reglas de las tabletas rectangulares, ahí el truco. Ni las de la orientación, que da igual por donde poner las rendijas de los cañones, que hay también quien confunde el turrón con el rearme antinuclear.


La gran avenida con rotondas que da acceso al regalito se llama de la Armada, aunque un poco más abajo cambia de nombre y se llama del Pastel, como si quisiera anunciar a los lectores de Cascotes las delicias que se les vienen encima. 


Extramuros de la urbanización se ha construido un slalom por si Filomena vuelve de nuevo por Madrid. La culebrilla acaba en el Parque Bergantín, donde se ha dispuesto un tobogán para la competición de saltos de año nuevo:


 
Si viven en Madrid y no saben dónde ir este fin de semana, aquí tienen un buen plan. Salud y... cuidado con la dentadura. 



martes, 4 de enero de 2022

UNIVERSIDAD A MALA UVA. SORIA

 


Ahora que me doy cuenta, Cascotes apenas ha dedicado atención a uno de los filones más prometedores de la ruina de la arquitectura. Y eso que ahora tiene hasta Ministerio propio: las Universidades. Eso no quita para que mi ojo siga avizor a la sintonía entre universidad y ruina. Sin ir más lejos, el otro día fui a ver a un amigo en Soria, me asomé a su terraza y por encima de unos tejados negros muy sorianos y por entre una serie de pasteles rusos obviamente altorresidenciales en lontananza vi aquella cosa gris con las ventanas dibujadas por un borracho e hice mi apuesta: eso tiene que ser universitario. Lo es, dijo mi amigo. 


¿No has estado en la Universidad de Soria? Pues vete a verla. Aunque sea en google. O en internet. En realidad no es de Soria, sino de Valladolid, por lo que se llama la UVA...


Pues hace falta tener mala uva para disponer las aulas y departamentos mirándose por los patios mientras que la fachada a la calle es tratada como una medianera ¿no? Un bolondrio circular con rotonda articula el conjunto (que diría su arquitecto).


Y como quedaba algo soso, le pusieron el nombre allí mismo. Ala. Y una entrada principal.


Aunque los patios parece que también sirven de entradas. Ocultas, claro está, pero como los alumnos tienen ahora móvil y gps, ya vemos por la foto que no dan problema.


Como lo de UVA daba para mucha bromas, se ve que hace unos años, los de Burgos quisieron hacer una OPA hostil sobre este Cascote, pero a los miembros de la comunidad universitaria no les debió de gustar el cambio de UVA por UBU y se reunieron en una de estas entradas por patio para hacerse una foto en la prensa y ganar el pleito.


Sea como fuere, al racimo de uvas le faltaba una pieza maestra y se ve que ha llegado este año. 


Si Dios pone las nubes una paquí y otra pallá, por qué nosotros, hechos a su imagen y semejanza no podemos poner también las ventanas una paquí y la otra pallá. O poner césped en el techo de esa cosa de delante con aspecto de piscina, tal y como mandan los cánones de la arquitectura enterrada o a punto de nacer. 


Google aún no ha podido acercarse más que hasta el cartel, pero para los coleccionistas de arquitectos de universidades ya nos vale. 


Mientras se acaba el buque insignia universitario, la prensa trae noticias de cierta actividad docente que parece haberse tomado al pie de la letra el slogan de la pajarita de la rotonda: "tú el boli, yo el papel". 



viernes, 17 de diciembre de 2021

RESIDENCE LE PRÉ - YVELINES

 


Al suroeste de París, y un poco más allá, al suroeste de Versalles, en el municipio de Yvelines, hay un parque llamado FRANCE MINIATURES al que suelen llevar a los turistas para que hagan fotos de un montón de monumentos de Francia metidos en poco más de una hectárea; para lo cual, claro está, están convenientemente reducidos de escala. Pongo una foto para que se hagan una idea...


...y paso al asunto por el que venimos aquí, que no es precisamente el de ver esas reproducciones en pequeñito. Al buscar dicho parque en la foto aérea de google, me di cuenta de que en la manzana que linda por el oeste, había una serie de roscos que me llamaron mucho la atención. Vamos allá:

en la parte de arriba a la derecha de esta foto de google, se aprecia claramente el palacio y jardines de Versalles; pues bien, la manzana a la que les quiero llevar está donde he puesto el puntito amarillo, abajo a la izquierda.

aquí vemos ya la manzana de los roscos a la izq y el parque de las Miniature a la dcha con su gran aparcamiento detrás

la manzana en cuestión parece una zona residencial más o menos caótica, pero... ¿y esos roscos?

nos acercamos más...

¿qué serán? google street view nos sacará de dudas....

ahhhhhhhhhh, ¡dos por el precio de uno!: son los aparcamientos de esas casas tan bonitas ahhhhhhhhhh

en uno de esos roscos se ha atrevido a entrar el coche de google y se ve así

pero los coches parece que prefieren aparcar fuera

o incluso en las traseras y sobre la acera 

porque algunas de las calles son peatonales, o semipeatonales

las calles tienen nombres de colores, rouge, orange, bleue, verte y en uno de los roscos que da a la rotonda de entrada, pone el nombre de la urbanización.

Si en el pack turístico que hayan comprado, les llevan a FRANCE MINIATURE, hagan una visita rápida y reserven un tiempo para ver por dentro esta urbanización. De France Miniature se olvidarán a los tres días. De esta urbanización, nunca. 

Y si quieren saber más sobre la promoción, el arquitecto y hasta su encuadre histórico artístico dentro de la gloriosa arquitectura moderna del país vecino, aquí les dejo el enlace a su web

Lo de los arquitectos no tiene remedio.

De nada.

jueves, 25 de noviembre de 2021

VA DE MUERTE

 

Pleno Ordinario del Ayuntamiento de Fuenmayor, La Rioja. Apartado de Ruegos y Preguntas. Concejal de la Oposición: ¿no podríamos poner alguna cosa más en la entrada del cementerio, que está muy triste? Venga, sí, dos contenedores de basura, una fuente, tres jardineras y alguna otra señal de tráfico, la que sea. Ah, sí, y los carteles de avisos del COVID un poco más grandes, que no se ven bien. Aprobado por unanimidad.


Si te entierran en Entrena (La Rioja), ya tienes los contenedores de basura puestos en la puerta. Y hasta con unas cosas de hormigón para disimular.


La ventaja de morir en Huércanos (La Rioja) es que te pueden enterrar por el rito clásico o el moderno. A elegir.


Tengo una foto de la parte vieja de este cementerio  (Carlos Siero del Nido/vía Panoramio) en el que se ve que no estaban muy contentos con la vieja fachada y ya la habían adornado previamente con bancos, jardineras y un contenedor. Cuando se hizo la ampliación, se ve que el arquitecto moderno barrió todas estas cosas y en la foto de google earth, aún pueden verse arrinconados a la izquierda las jardineras y el contenedor. 




domingo, 31 de octubre de 2021

CIUDADES CUIDADAS

 


Esta casa "moderna" de Fuenmayor que dibuja una línea de cubierta al revés de lo que es tradicional, tiene más miga de lo que me pensaba.


Hace siete años, cuando la vi por primera vez, le hice una foto junto a su vecina, como una ilustración más del naufragio de esa profesión de la que yo traté de huir tirándome por la borda. 

fotografía tomada de la red

Pero hete aquí que hace unas semanas, rastreando sobre los únicos arquitectos que el alcalde Hermoso tuvo a bien invitar a participar en las Jornadas sobre el Futuro de las Ciudades, di con la página de un equipo de arquitectos de Logroño que se hacen llamar Ciudades Cuidadas, en el que aparecía el coautor de la casa de Fuenmayor, Alvaro Foncea Román. Un equipo, que como se puede ver en dicha web, apoya, suscribe y aplaude con las orejas toda esta filosofía barata de las Calles Abiertas. 







Todo encaja. 


jueves, 7 de octubre de 2021

EN NOMBRE DE TERESA DE CALCUTA

 


Caigo en un barrio madrileño que toma nombre de una calle llamada alameda, Alameda de Osuna. Pero la calle que más se parece a una alameda, por aquello de ser más ancha y tener árboles y tal, resulta que se llama Calle La Rioja (¡glup! ¿qué habremos hecho los riojanos para merecer esto?). 

Sea como fuere me elevo por los aires y veo que se trata de un barrio más del así llamado por aquí  URBANISMO ARTÍSTICO. Algunos bloques siguen la geometría de las calles, pero la mayoría de las torres prefieren girar sobre su eje cual flores de girasol. Unas viviendas adosadas por arriba y rotondas de acceso para conectar con la autovía que va a Barajas por abajo. Lo normal en el urbanismo artístico. Un único espacio triangular más o menos libre anuncia la única zona ídem ¿será una plaza?. Bajo a informarme y... ahhhhhh





¿Qué pueden ser esos cilindros de ladrillo con ventanas triangulares al tresbolillo? ¿qué arquitecto habrá podido pensar algo así?


Santo cielo bendito. El edificio se hace llamar CENTRO INTEGRADO TERESA DE CALCUTA, y si no recuerdo mal, a la monja aquella entregada a los pobres hindúes y amiga de Lady Di, también le dedicaron en Madrid una parroquia. Esta especie de turbomix con campanario a la virulé. Por Valderribas para (otro día me acerco a ver el barrio...).


Trato de dar con arquitectos tan inspirados por la caridad, y gracias al ABC doy con la arquitecta de la iglesia. Cuando yo estudiaba arquitectura, apenas había chicas en clase y no se hablaba de que la arquitectura estaba en peligro. Un par de décadas después, cuando las aulas de arquitectura se llenaron de mujeres, los periódicos empezaron a decir que la mano femenina iba a provocar una nueva sensibilidad en la arquitectura. Ese sonsonete se me lleva repitiendo en los últimos años como un acúfeno. A la vista de la iglesia yo no hubiera podido decir si era mano masculina o femenina la que había detrás. Tras el Centro Integrado sospecho que hay una mano masculina y singular. Pero no doy con ella (echadme una mano si es posible...)


Busco alguna otra cosa casa inspirada por la santa, por ver si son sus influjos los que están detrás de la nueva arquitectura (y no si es mano femenina o masculina el origen del problema), y doy con su casa memorial en Skopje. Ahhhhh


ahhh, ahhhh. Caridad por dios. Caridad para mis ojos. ¿No habrá por ahí alguna otra monja madre (??? toma oxímoron) que se apiade de los que vamos recogiendo cascotes de arquitectura?

 

martes, 15 de junio de 2021

A LA PLAYA CON ROTONDAS, o EL INCREÍBLE CASO DE MARINA D'OR

 


De haber cogido el coronavirus y haber muerto en esta pandemia, Cascotes hubiera tenido un buen borrón por no haber ido nunca a Marina d'Or. Pero hete aquí que el COVID-19 se ha apiadado de los lectores de Cascotes y ha respetado (de momento) a su redactor jefe permitiéndole una escapada al lugar de los hechos y una excepción más al cierre de este santo blog, donde se demuestra una vez sí y otra también que la arquitectura y el urbanismo (tanto monta monta tanto) están mucho peor que la política y el periodismo, que ya es decir. 


Porque díganme ustedes a quién si no a un arquitecto o un urbanista se le puede ocurrir ocupar con rotondas de ida y vuelta esos amplios jardines ubicados entre la playa y los edificios en primer línea de playa dispuestos allí para respetar la famosa distancia de la ley de costas. Ya que no me dejan edificar junto al mar, allá que les meto siete rotondas, ¡toma!


Sí sí, ya sé que en Marina d'Or hay muchísimas más cosas que ver y contar (muchísimas, ya lo creo), pero les recuerdo que este blog está cerrado y que estas cosas que les cuento son pura excepción. 

He perdido un montón de horas buscando por la red el nombre del arquitecto o arquitectos del master plan de Marina d'Or, más que nada para que les juzgue la historia (porque las Escuelas de Arquitectura o los Colegios de Arquitectos no parece que estén por la labor) pero parece tarea imposible. Todos los becarios enviados por los periódicos nacionales a hacer reportajes del horror d'Or disparan a los políticos y empresarios que han luchado a degüello con la legislación urbanística para conseguir que semejante engendro se engendrase de una forma más o menos legal. Pero de los arquitectos no habla nadie. De quienes han dado forma a ese paseo con rotondas nadie se acuerda. Menos Cascotes, claro. 

Cuando menos queda el consuelo de que haber resistido al coronavirus ha valido la pena.